TwitterFacebook
Publicar un anuncio

Diputación da a conocer claves de la nueva normativa para la certificación energética de edificios

La primera jornada ha abordado la sensibilización y formación de actores clave para el ahorro y la eficiencia energética en el sector residencial ante el nuevo marco normativo La Diputación de Granada y la Agencia Provincial de la Energía de Granada colaboran con la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) en la organización de unas jornadas formativas que se van a realizar durante los meses de noviembre y diciembre para divulgar la nueva normativa de certificación energética. La primera jornada, que ha abierto este miércoles en el edificio CIE el vicepresidente segundo de la institución y diputado de Medio Ambiente, José Robles, ha abordado la sensibilización y formación de actores clave para el ahorro y la eficiencia energética en el sector residencial ante el nuevo marco normativo. Esta iniciativa está enmarcada en un proyecto donde colaboran también las fundaciones Biodiversidad y La Casa que ahorra, contando además con el Colegio de Arquitectos de Granada, y el Colegio de Administradores de Fincas de Granada. De asistencia gratuita, la jornada de hoy ha reunido a más de un centenar de personas entre alcaldes, concejales y técnicos municipales, y arquitectos técnicos y expertos interesados en los pormenores del Real Decreto 235/2013 y el nuevo marco normativo relacionado con el binomio energía y edificios, aprobado durante el año 2013. «El Gobierno de España está llevando a cabo una fuerte reestructuración en materia legal sobre edificación y vivienda, y son muchas las personas interesadas en nuestros municipios en conocer los detalles de esta normativa», ha indicado el vicepresidente segundo José Robles antes de dar comienzo la jornada. Impulsados por los objetivos fijados por la Unión Europea (UE) a los estados miembros en materia de ahorro y eficiencia energética, España está llevando a cabo, especialmente en 2013, la revisión de normas como el Código Técnico de la Edificación (CTE) o el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE), aprobando a su vez un nuevo marco normativo constituido por, entre otros, una Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas (Ley RRR), la puesta en marcha del Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, la Rehabilitación Edificatoria y la Regeneración y Renovación Urbanas (2013-2016) o la entrada en vigor del nuevo Real Decreto 235/2013 sobre certificación energética de edificios. Este último texto legislativo implica que, desde el 1 de junio de 2013, todo edificio o vivienda que sea objeto de venta o alquiler cuente con un certificado de eficiencia energética y que todo anuncio de promoción, venta o alquiler cuente con el distintivo de la etiqueta de eficiencia energética. «Toda esta información debe llegar, de una manera asequible, al ciudadano que es el principal protagonista de estas reformas» en un escenario de «mayor competitividad y eficiencia energética, más confort en la casa, y menos impacto sobre el cambio climático», ha resumido José Robles señalando que «tratamos de explicarle a toda la sociedad granadina, a todos los vecinos, cuáles son las ventajas de este Real Decreto». En este sentido, y en colaboración con ACA, cuyo coordinador de...

Leer más

Menos del 10% de las viviendas en venta cuentan con el certificado energético

Las inmobiliarias dicen que el Gobierno «no ha publicitado» la norma y que «muchos propietarios» ignoran las sanciones, que llegan a los 6.000 euros Mañana se cumplirán cinco meses desde que, el 1 de junio, se hizo obligatorio el certificado de eficiencia energético con el que deben contar todas las viviendas que estén en el mercado de venta o alquiler de la provincia. Un periodo que, de momento y según indican los trabajadores de la inmobiliarias de la ciudad, no ha servido para que el grueso de los propietarios de inmuebles pasen la «inspección» a sus viviendas. De hecho, según las mismas fuentes, menos del 10% de los inmuebles que tendrían que tener el certificado energético han hecho los trámites necesarios para cumplir la nueva norma. A día de hoy el certificado todavía despierta muchas dudas en unos propietarios que, en ocasiones, lo ven como «un gasto más», dicen las inmobiliarias. De hecho, los profesionales de la venta de viviendas reprochan a las administraciones, sobre todo al Ministerio de Industria, que «no se ha publicitado la ley tanto como debería». Argumentan que «mucha gente no sabe» que no disponer del certificado a la hora de vender o alquilar una vivienda o anunciar una certificación más elevada de la que en realidad se ha obtenido puede ser acreditativo de sanciones que oscilarán entre los 300 y los 6.000 euros. «Mucha gente se va a enterar de que tiene que pasar estas revisiones cuando les llegue la sanción», dicen las inmobiliarias, que ven el problema principalmente en aquellas personas que no acuden a sus servicios para vender su vivienda ya que «nosotros avisamos a nuestros clientes e intentamos que todas las viviendas tengan el certificado», dice María Isabel García, trabajadora de una inmobiliaria en la capital. No hay datos oficiales muy actualizados pero las últimas estadísticas dicen que la implantación de esta ley está siendo, cuanto menos, muy floja en la provincia. De hecho, a fecha del mes pasado solamente 179 viviendas zamoranas habían pasado la revisión para obtener su certificado energético. Zamora es la segunda provincia en la que menos propietarios han iniciado los trámites para tener este certificado. Este documento permite al futuro inquilino o nuevo titular conocer cuál será su gasto real en calefacción, electricidad o aire acondicionado cuando viva en el piso. Sin embargo, no solamente las viviendas están sometidas a esta nueva norma puesto que locales comerciales o aquellos que se dediquen a uso administrativo también deberán obtener este certificado. La ley solo exime a edificios industriales, habitáculos cuyas dimensiones sean inferiores a 50 metros cuadrados o aquellos que se arrienden por un tiempo inferior a los cuatro meses. Los colegios profesionales de arquitectos e ingenieros industriales han mostrado su buen parecer con respecto a esta ley porque, según indican, permitirá al comprador o alquilado optar por el edificio o inmueble que tenga mejor eficiencia energética. Es una variable más a añadir a la lista de pros y contras de toda vivienda. Ingenieros industriales técnicos y...

Leer más

Fraude e ineficiencia en el nuevo certificado energético para vender o alquilar viviendas

Europa ha impuesto que todos los inmuebles que cambien de manos obtengan un certificado de eficiencia que cuesta entre 70 y 300 euros El trámite es indispensable en la compraventa, pero los expertos dicen que ya se percibe un alto fraude en los arrendamientos que no lo gestionan La mayoría de las viviendas que han pasado ya por el papeleo han obtenido las notas más bajas posibles Un viandante se detiene ante el escaparate de una inmobiliaria. Aunque está más preocupado por la devaluación de su vivienda que en comprar, se fija en las descripciones: dos habitaciones, a reformar, finca con ascensor y, tal vez, con suerte, en una de las fichas vea una pegatina como las de las lavadoras: nivel de eficiencia energética E. El resto de los anuncios no dicen nada al respecto o señalan que la gestión se está tramitando, pese a que desde junio los dueños de viviendas que se vendan o alquilen –salvo contadas excepciones– tienen la obligación de obtener el correspondiente certificado energético. El 1 de junio entró en vigor la nueva normativa al respecto, el RD 235/2013 (PDF), que venía a dar traslado a una directiva europea de 2010. El Gobierno hizo obligatorio este certificado para cada operación de compraventa o alquiler. Previo pago de entre 70 y 300 euros –es frecuente encontrar ofertas del primer importe en las páginas de cupones de internet–, los propietarios obtienen su certificado y su calificación: de la A a la G en niveles descendentes de eficiencia. Certificado solo hay uno, pero consta de cuatro documentos: calificación de eficiencia energética, recomendaciones, descripción de las pruebas y cumplimiento de los requisitos medioambientales. Según la información oficial, “el indicador energético principal o global será el correspondiente a las emisiones anuales de CO2, expresadas en kg por m2 de superficie útil del edificio”, y para ello se analizan las condiciones climáticas del inmueble: el emplazamiento y orientación del edificio, las instalaciones térmicas, los cerramientos, etc. El certificado, una vez obtenido, tiene una validez de diez años. Técnicos independientes, de las ramas de ingeniería y arquitectura, son los encargados de emitirlo, pero hay que registrarlo en los órganos designados por las comunidades autónomas. Desconocimiento general Muchos propietarios se enteran de estas novedades cuando llegan a la agencia inmobiliaria: “El cliente medio no muestra gran interés por estas medidas y, por supuesto, no es consciente ni se involucra en la finalidad ecológica y de ahorro energético que con ellas se persigue. Tan sólo ve la certificación como un trámite más que le cuesta dinero”, asegura Miguel Ángel Pérez Luna, director del departamento jurídico del Grupo Tecnocasa. A pie de calle, los comerciales inmobiliarios coinciden con este diagnóstico: pese a su desinterés en esta normativa, el propietario de una vivienda en venta se deja guiar porque sabe que es un trámite obligatorio a la hora de pasar por el notario y porque tampoco merece la pena complicar por 100 euros una operación 1.000 veces mayor. Pero los agentes reconocen que en los...

Leer más

Los ingenieros técnicos denuncian fraudes en los certificados energéticos de los pisos

Han informado al Gobierno Vasco de que esos documentos, obligatorios en los pisos a la venta, se están ofreciendo sin que acuda el técnico a la casa   Los certificados de eficiencia energética, un documento que deben acreditar todas las viviendas nuevas y las de segunda mano que salgan a la venta, apenas tienen cuatro meses de vigencia y ya están alimentando la picaresca. El Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial (Cogiti), que agrupa a los colegios oficiales de esa profesión, ha remitido al Gobierno Vasco y al resto de comunidades autónomas una denuncia administrativa contra cuatro entidades que se anuncian en Internet para ofrecer certificados más baratos que los de la competencia -90 euros, por ejemplo-, aunque con una salvedad: el presunto fraude se puede reconocer porque, tras lectura de la página web, se comprueba que ningún técnico va a acudir personalmente al inmueble para valorar su eficiencia energética y calificarlo desde la letra A a la G, una omisión que vulnera la normativa. El Cogiti, que está pendiente de denunciar a una quinta empresa por el mismo motivo, se ha dirigido en principio a las Administraciones autonómicas porque son las competentes para imponer sanciones. No obstante, ha advertido de que si no se toman medidas, se propone acudir a los tribunales. De momento, «no tiene constancia» de que a ciudadanos concretos les hayan expedido certificados «a distancia». Tan solo ha comprobado que documentos de ese tipo los están ofreciendo en la Red «a bajo coste», por debajo de los cien y ciento y pico euros que acostumbran a pedir otras empresas. De hecho, la información remitida por el consejo de ingenieros técnicos a las autonomías va acompañada de un documento notarial que da fe de las páginas web supuestamente infractoras. En una de esas páginas, al potencial cliente se le asegura que, en realidad, ningún técnico con autorización para aprobar certificados de eficiencia energética -arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos- va a hacer otra cosa en la práctica que echar un vistazo a su casa (‘inspección visual’). Así que la empresa en cuestión propone ahorrarse esa visita y con ella una parte de los honorarios. Sería suficiente, asegura, rellenar un formulario sobre la vivienda, un documento muy sencillo de entender que el propietario puede cumplimentar con los datos de que disponga sobre dos conceptos: los ‘cerramientos’ de su piso y las características del edificio. Si le falta alguno, la propia empresa -que cuenta con titulados autorizados- se brinda a proporcionarlo. A continuación, esos técnicos ‘puntuarán’ el inmueble con la letra correspondiente. El Gobierno Vasco toma nota El Colegio General de la Ingeniería Técnica Industrial entiende que, con la normativa en la mano, que data de julio pasado, esos certificados son un timo. «No nos metemos con los precios, porque los honorarios son libres», explicaron a DV fuentes de esa organización. «Pero entendemos que el técnico debe acudir a la vivienda». El Gobierno Vasco ha tomado nota de la información recopilada por los ingenieros técnicos, pero,...

Leer más

¿Qué hace falta para obtener una A en el certificado energético de nuestro hogar?

Desde el pasado mes de junio, a la hora de alquilar o vender una vivienda es necesario certificar su eficiencia energética, siendo la A la mayor calificación, pero está al alcance de muy pocos, ya que la mayoría de las viviendas calificadas obtienen una E, es decir, un suspenso. Para obtener la máxima puntuación son necesarios muchos requisitos, que empiezan por unos buenos aislamientos, de tal manera que el calor o el frío del hogar se pueda aprovechar mejor. Así como el consumo de energía necesario para obtener una temperatura óptima. No obstante, hay un apartado que no todos tienen en cuenta, que trata sobre la sostenibilidad de la energía utilizada, y que consiste en que las viviendas que utilicen energías renovables serán mejor puntuadas. Actualmente son muy pocas las viviendas que aprueban este punto, ya que la mayoría o bien dependen de la energía eléctrica, del gas, o un mix de ambas. Siendo prácticamente residual el número de viviendas con la instalación de paneles solares, que en el mejor de los casos, generan un pequeño porcentaje de la energía consumida en el hogar. ¿Realmente consideramos todos estos aspectos a la hora de elegir una vivienda? 28/10/2013 Fuente: ahorrodiario.com (Vía cinco...

Leer más